La relevancia y reputación de los individuos

La mayor parte de los individuos profesionistas comparten un espíritu de competencia. Desde que la humanidad tiene conciencia individual y colectiva, se ha desarrollado ese espíritu cuyo origen es la preservación del linaje, por naturaleza los humanos hacen lo necesario para trascender (por sobre los demás) a través del tiempo gracias a las acciones y relaciones que desarrollan durante su vida.

Desde que nacen y hasta que mueren se desarrollan en un entorno de competencia que aprenden, primero en el seno familiar, después durante la educación formal y al final en el trabajo. La lucha constante por competir por recursos que le permitan al individuo ejecutar libremente sus ideas, los lleva primero a buscar satisfacer necesidades básicas y después a satisfacer necesidades de auto realización.

Durante la ejecución de lo anterior, las personas desarrollan proyectos que les van agregando o restando valor en el tiempo; uno de los factores críticos del éxito individual consisten en documentar ese valor, a través de, constancias, diplomas, certificaciones y premios, que entregan instituciones reconocidas para representar en forma tangible el valor de una persona.

Aunque también existen valores menos tangibles, que hasta antes de la llegada de Internet, eran complejos de medir: relevancia y reputación; que se miden por el número de personas que conocen al individuo. La reputación de esas personas, las empresas en las que ha trabajado, los puestos que ha ocupado, en general la confianza otorgada por su grupo social familiar, académico, laboral y de esparcimiento.

 

Cómo medir la relevancia y reputación de un individuo

Relevancia, Reputación y Colaboración

Leave a Reply